Y llegó el día… ¡Adiós a la cuna!

Mi bebé se hace mayor. Y con él la necesidad de adaptar su dormitorio a una nueva etapa… ¿Qué tipo de cama elegir? Lo tengo claro, una cama junior.

Aunque tienen sus pros y sus contras, me quedo con todo lo bueno que este tipo de cama aporta. Son camas de menor tamaño y si, tienen una duración determinada: desde los 18-24 meses hasta los 5-6 años. ¿Por qué elegirlas si después tendremos que comprar una cama de adulto? ¿Por qué no comprar una cama definitiva al dejar la cuna? 

En función de las necesidades de cada familia, pensaremos cuál es la opción que más nos conviene. En mi caso, tengo dos niños pequeños muy seguidos, y me interesaba que G dejara la cuna para su hermano B, pero al tener solo 21 meses, no me gustaba la idea de una cama de adulto para él. Además, no nos engañemos, la mayoría de las habitaciones de hoy en día no son muy amplias, y las camas junior dejan más espacio si han de compartir habitación. Yo elegí la cama junior de Imaginarium, de 1,40 x 0,80 metros – Foto portada.

PROS de la cama junior…

– A SU MEDIDA. Están hechas para niños pequeños, por lo que les permite subir y bajar con cierta ligereza, dándoles más independencia y seguridad en sí mismos.

– POCO RIESGO. Minimizan el riesgo de caída, ya que la altura del colchón al suelo es muy pequeña (25-30cm) y en el caso de caerse no se harán daño. También existe la posibilidad de añadirles barandillas, si se quiere.

– ADAPTABLES. Se adaptan a cualquier dormitorio infantil. Su tamaño y ligereza permite moverlas con facilidad y adaptarlas a cualquier espacio, sobretodo cuando hay hermanos y son pequeños para literas (hasta los 5 añitos no se recomiendan).

– SÍ AL ESPACIO. Al ser muebles de medidas reducidas, permiten dejar más espacio en las habitaciones para zonas de juego y almacenaje. A estas edades, el juego es primordial, y poder tener sus cosas en su dormitorio permite aligerar el resto de la casa de trastos. 😉 

– ECONÓMICAS. El gran gigante en mobiliario sueco, IKEA, dispone de varios modelos a elegir y bien de precio, la verdad. 

CONTRAS de la cama junior…

–  TEMPORALES. Evidentemente son camas para unos años determinados, y aunque existen modelos extensibles hasta los 2,00 metros, son camas hechas para niños, de pequeña altura y anchos reducidos (70-80cm).

–  TEXTIL DE CAMA. Comprar ropa de cama se convierte en una odisea… a menos que recurras a Ikea. Pero si sus diseños no van contigo (como es mi caso), tienes 2 opciones: comprar ropa de cama estándar y remeterla, o cortarla a su tamaño.  

Os dejo con una selección de fotos para que os inspiréis y veáis la cantidad de posibilidades que estas camas nos ofrecen. ¿A qué te dan ganas de ser niño otra vez?

collage ikea 5collage ikea 6

De madera: camas de Ikea - mismo modelo y dos ambientes. Via (Click en foto)

collage ikea 4ikea negra

De hierro: Cama extensible Minnes de Ikea - de 1,35 a 2,00 metros. Disponible en blanco y en negro. Via (Click en foto)

collage ikea 1

Originales: Camas de Ikea personalizadas.  Via Ikea y Ikea hackers.

nobodinoz collage ok

 De Diseño: cama de Nobodinoz - 1,40 x 0,70 mts. Disponible en 5 colores:  blanco, rojo, menta, gris y azulón.

cama-junior-white

Prácticas: cama de Flexa. Extensible y con cajonera para guardar mil cosas. Barandilla incorporada en la estructura.

coche cama

 Divertidas: cama unisex diseñada y vendida por Rafa Kids. Disponible en blanco roto, natural y negro. 

Si quieres ver más ideas de camas junior, enlaza a mi Pinterest. 

GuiBo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s